x

¿Cuál es la diferencia entre costos fijos y variables?

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: October 15, 2018

En el laborioso camino de convertir una serie de insumos en un producto culminado o de colocar el producto desde la planta del fabricante a los anaqueles del supermercado, las empresas deben llevar a cabo una serie de pagos que van desde la compra de los insumos, el pago de la mano de obra, pasando por una serie de gastos de administración como honorarios, seguros, impuestos, alquileres, publicidad. Todos caben dentro de la definición de costos fijos o costos variables.

Costos fijos y costos variables en el contexto económico representan las dos principales categorías de gastos en que incurrirá una empresa a la hora de generar bienes y servicios. Podemos encontrar una tercera categoría llamado costo mixto o sub-variable aunque es un tipo de erogación que reúne características de los primeros.

En ocasiones no es simple distinguir entre costos fijos y variables. La primera concepción para hacerlo es saber que los costos fijos no cambian en función de los niveles de producción, mientras que los costos variables si se modifican de manera correlativa con la cantidad de bienes generados o servicios prestados.

Continuemos esta breve entrega disertando sobre las características y diferencias entre costos fijos y variables.

No dejes de leer: ¿Cuál es la fórmula para el costo variable en economía?

¿Qué son los costos fijos?

Catalogaremos como costo fijo aquella erogación o gasto que no cambian en función de los niveles de operación o venta.

Los costos fijos en buena parte se pueden vincular a compromisos de largo plazo de la empresa que deben ser cancelados independientemente del entorno económico y las ventas de la empresa.

keydifferences.com define al costo fijo de una manera muy simple indicando que “cualquier rubro de costo que permanezca invariable ante distintos niveles de producción es un costo fijo.” Con ello no quiere decir que serán costos constantes a lo largo del tiempo, se hace referencia que los costes fijos permanecen relativamente estables ante cambios abruptos de los niveles de ingresos.

Un ejemplo muy típico de costo fijo son los alquileres. Una fábrica que opera en instalaciones alquiladas pagará el mismo monto en alquiler si genera toneladas de productos o por el contrario paraliza las operaciones.

Otros ejemplos de costos fijos pueden ser:

  • Depreciaciones de activos
  • Amortizaciones de deudas e intangibles
  • Pago de hipotecas
  • Primas de seguros
  • Impuestos
  • Honorarios profesionales
  • Sueldos de altos directivos
  • Mantenimiento de instalaciones
  • Contribuciones

La única relación que guardan estos costos fijos con el ingreso es en el porcentaje del mismo que se requerirá para cubrir estos costos. Si los ingresos son altos, los costos fijos parecen consumirán menos de los ingresos, mientras que si el ingreso disminuye, la serie de costos fijos no cubiertos pueden poner fuera de juego el negocio y llevarlo a la bancarrota.

Te puede interesar: ¿Qué efectos tienen el costo unitario total y el costo fijo total en una empresa?

¿Qué son los costos variables?

Cualquier erogación se puede considerar un costo variable si se modifica en función a los niveles de producción y ventas. Los costos variables son altamente sensibles a los niveles de actividad del negocio, es decir, correlativos a los volúmenes de producción y ventas.

Costos directos y costos de producción generalmente se comportan como un coste variable si hay un aumento en la producción las compras de materias primas, el pago de mano de obra, el material de envoltura, combustible y energía, consumibles y fletes también aumentarán todos ellos son ejemplos de costos variables en una empresa.

Estos costos variables son por decir maleables, flexibles, ascienden y descienden en función al ambiente económico y las acciones que toman los directivos de la compañía.

No dejes de leer: La diferencia entre gastos y desembolsos

Análisis y control de costos fijos y variables

En la medida en que se analiza la estructura básica del estado de resultados, la diferencia entre los costos fijos y variables puede ayudar a determinar un punto de equilibrio, o el punto en el que comenzarás a tener un beneficio.

Otra forma de analizar la naturaleza de un costo fijo respecto a un costo variable, es que el primero se vincula al tiempo más que a los niveles operativos. A diferencia del costo variable que se mueve apenas cambian los niveles de operaciones. Por ejemplo los alquileres o rentas se pagan periódicamente independientemente de que haya o no producción o prestación de servicio.

Ese comportamiento de los costos fijos contribuye a las economías de escala y la determinación del punto de equilibrio. Entre dos negocios similares o del mismo ramo logrará un punto de equilibrio más bajo o factible aquel que posea menor cuantía de costes fijos.

Dicho lo anterior, una forma de ayudar a mantener los costos bajo control es evitar la asunción de los costes fijos por completo, o convertir costos fijos en costos variables. Práctica que se puede lograr esto mediante la subcontratación y el pago a destajo o por horas.

Analiza qué operaciones de tu negocio demandan la presencia de empleados a tiempo completo y cuáles pueden ser cubiertas por personal pagado por horas.

Los alquileres se pagan por área, podrías considerar un espacio más pequeño por ejemplo, valora las coberturas de tus pólizas de seguro, posiblemente hayan equipos o maquinaria sobrevalorados, piensa además en la revisión de las cuentas de impuestos de propiedad, con la mirada puesta en la disputa si sientes que la evaluación es errónea.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.